Blog Kuepa / MODALIDAD ONLINE

El verdadero significado de una clase virtual

“En la educación virtual estás a un clic de salirte de clase. El reto es lograr que los jóvenes quieran quedarse” - Jorge García, Líder Ejecutivo Kuepa EduTech.

 

De un momento a otro, por un virus llamado COVID-19, el mundo entero se tuvo que aislar en sus casas y la rutina como la conocíamos cambió. La educación no estuvo exenta de esta coyuntura: en menos de quince días el sistema educativo se tuvo que adaptar y migrar de un escenario presencial a uno virtual sin una preparación o planeación previa. 

 

Las clases online que se están dando en muchas instituciones no son interesantes, los chicos se aburren, sienten que no aprovechan el tiempo, que no aprenden, que se perdió la interacción con el profesor y sus compañeros. Situaciones de la vida cotidiana, ejemplificadas en memes que circulan por redes, nos permiten evidenciar que algo no está bien; como la mamá que le dice al hijo conectado en clase que si el profesor quiere un tinto o en donde no silencian el micrófono y la profesora tiene que oír lo que hablan de ella y precisamente no son maravillas.

 

De esta forma, para mantener la atención de los estudiantes y hacerlas entretenidas, dinámicas y productivas, las clases virtuales tienen que ser diferentes a las presenciales. Se deben diseñar actividades que los motiven y que los mantengan conectados con el aprendizaje, generar espacios de interacción con el profesor y el resto de asistentes de forma constante. Zoom y herramientas de Google pueden ayudar a tener espacios de presencialidad, muchos de forma gratuita, y potenciar el aprendizaje en la medida en que se empiecen a incorporar y conocer sus funcionalidades como preguntas para contestar en línea, un botón para que los estudiantes puedan levantar la mano, crear salas para grupos pequeños y así dividir la clase para hacer algún tipo de actividad (conocidos como los breakout rooms de Zoom). 

 

En Kuepa llevamos varios años usando la metodología virtual como parte de nuestro ADN y hoy queremos compartir algunos elementos que usamos para lograr tener clases útiles en donde los participantes no sólo están conectados sino enganchados, con lo cual hemos logrado que el 93% de nuestros estudiantes asistan e interactúen en las sesiones:

 

  • La clase se hace entre dos tutores al mismo tiempo para que los estudiantes tengan diversos puntos de vista, existan espacios de discusión y generar un ambiente dinámico.
  • A lo largo de la sesión se combinan actividades autónomas con actividades dirigidas para no tener que estar escuchando tres horas a un profesor y hacer que los estudiantes sean parte activa. Hay que tener presente que dictar una clase por internet no es dar una cátedra.
  • Las clases tiene un hilo conductor que se centra en construir un producto, ya sea individual o grupal, que se entrega al final y así las famosas tareas para la casa dejan de existir. Un ejemplo de esto es la construcción de infografías, post en redes sociales como Instagram y Facebook, videos tipo selfie, entrevistas, muros de fotos, fotomontajes en casa con cosas del hogar, entre otros.
  • Todas las tutorías virtuales queden grabadas para que se puedan ver o repetir en cualquier momento.

Por otra parte, es importante entender que el éxito de las sesiones virtuales no recae 100% en el profesor. Los jóvenes y padres juegan un papel valioso en este entorno. Los estudiantes deben entender que hubo un cambio y tienen que poner de su parte para que se dé: tener disposición, participar y proponer. Asimismo, la rutina es clave para que esto funcione como levantarse con tiempo, bañarse, desayunar, buscar un espacio tranquilo para conectarse.

 

Por su parte, los padres de familia deben involucrarse y conocer cómo funcionan las clases, cómo están dirigidas, qué pasa durante ese tiempo y en general conocer cómo es este mundo. Una de las formas de hacerlo es ver las sesiones que quedan grabadas. 

 

Son tiempos de innovar, de ensayar, de darse permiso de fallar, de hacer pequeños prototipos de lo que puede ser una clase e ir incorporando pequeños factores que cambien la experiencia y llegar a conseguir entornos online igual o más valiosos que los que se presentan en un salón de clase.

Creado 2020-04-30 20:36:30